jueves, 5 de octubre de 2017

EL PROCESO ODEBRIL



POR: RAUL PACHECO BLANCO

 

El gran reto que tiene por delante el fiscal Néstor Humberto Martínez, es el de abrir el proceso contra el presidente de la república por los dineros que entraron a la campaña presidencial de parte de Odebrecht, la empresa brasileña que está en la picota pública y en los tribunales, por sobornar a gobiernos para conseguir contratos de obras públicas. Y ha tenido la suerte, lo mismo que el presidente, de que apareciera el cartel de la toga para que se distrajera la opinión pública con ese nuevo escándalo y olvidara la responsabilidad que tiene el jefe de estado por los dineros de las dos campañas presidenciales. Y está en mora el señor fiscal de ponerse al frente de la investigación para luego darle traslado a la cámara de representantes y repetir el periplo que vivimos en el cuatrenio de Ernesto Samper. La historia se repite y si está crudo el inicio de la investigación por parte de la fiscalía, todavía mayor el papel que debe jugar el Congreso en donde fácilmente hace mayoría el gobierno en base a la mermelada. Por ahora el presidente se rasga las vestidura de ver las andanzas de los magistrados Bustos, Ricaurte y Malo, del señor Moreno y los saltos de mata que han tenido que dar los parlamentarios  Andrade, Besaile y el ñoño Elías, además de Ramos. Y se mueve con mucho garbo en el paisaje continental, luego de haber hecho los acuerdos con las Farc y de haber recibido nada más y nada menos que el premio Nobel de la paz. Todas estas cortinas de humo están tapando la iniciación del proceso Odebril, para que no se quede entre el tintero el juicio correspondiente, que como vemos, es necesario para depurar el ambiente enrarecido y el papel que ha desempeñado el expresidente Samper, quien si no fue condenado por los tribunales, si por la opinión pública que lo abuchea en cuanto escenario asista, como ocurrió en el último festival vallenato en donde a voz en coro toda la multitud gritaba ¡ocho mil!, ¡ocho mil! cuando lo vio. Para luego hacer un papel tan destemplado en Mercosur, en donde se puso en contra de la posición de Colombia ante el caso del gobierno de Venezuela y como la cereza del pastel el twitter  que la representante Angélica Lozano le propinó al expresidente cuando rechazó con ira el respaldo que éste le estaba brindando a su pareja Claudia López, para felicitarla por el papel desempeñado por ella en los acuerdos con  la guerrilla.

CATALUÑA.


POR: RAUL PACHECO BLANCO.

 

La constitución española de 1978 no contempla la  separación de sus autonomías, porque el interés inicial y la voluntad del pueblo español buscaba antes por el contrario, conservar la unidad por encima de todo. Así lo dicen sus primeros artículos y el 2 enfatiza en la “indisoluble unidad de la nación española, patria común e indivisible de todos los españoles”. Así que en el ánimo constitucional no estaba prevista la ruptura como ahora se pretende, para lograr el estatus de nación. Sin embargo, en derecho las cosas se deshacen en la misma forma en que se hacen. Y si el pacto viene desde un referéndum en donde el pueblo español manifestó su deseo de constituir una nación, compuesta por regiones con autonomía, en la misma forma se puede deshacer la unión, pero para eso se necesita la voluntad expresada en las urnas del pueblo español para que Cataluña se convierta en una nación independiente. Así, si el pueblo catalán acaba de expresarse en cuanto a la voluntad de separarse de España, ahora le toca el turno al pueblo español para manifestarse en referendo si está de acuerdo o no con que se produzca esta separación. Por lo tanto, lo esencial se constituye en que actualmente la soberanía reside en el pueblo español y no en el catalán. Luego para que se produzca ese traspaso de soberanía se necesita la colaboración o la voluntad de hacerlo por parte del pueblo español que es el titular de la soberanía y del poder constituyente para que Cataluña se convierta en una nueva nación. La salida más obvia era la de pasar de un sistema autonómico a uno federal, pero los catalanes han expresado en todas las formas posibles que a ellos no les interesa una solución de estas, pues los poderes que adquirirían en esta nueva modalidad federal, ya los tienen, dentro del orden autonómico que los rige. Y pasar luego a la confederación no creo que el resto de provincias españolas tenga interés de hacerlo, porque fuera de los gallegos y  los vascos no existe ese interés. El presidente Rajoy da la impresión de no meterse a fondo en el problema, por una parte para que no lo sindiquen de franquista, al emplear todo el poder del estado o por razones que a nosotros se nos escapan. Porque con la sola aplicación del art l5, que es de policía, no se soluciona el caso. El análisis de fondo lo hacemos bajo el punto de vista del derecho.

jueves, 28 de septiembre de 2017

CENTRO IZQUIERDA VS CENTRO DERECHA.



POR: RAUL PACHECO BLANCO.

 

Agotados los viejos partidos liberal y conservador y en crisis los nuevos partidos como Cambio Radical, partido de la U, Polo Democrático y demás, no queda sobre el tapete más que una lucha entre el centro izquierda y el centro derecha. Por eso se están  formando  las coaliciones. Ese es el resultado del proceso de desgaste de los partidos, viejos y nuevos. Así que la política se decanta en torno a este esquema, que es original de Colombia, porque aquí no se lucha entre izquierda y derecha, sino la lucha se viene a concentrar en el centro, bien sea de izquierda o de derecha. Y se diferencia del de Francia en donde triunfó el centro-centro, con Macron. Aquí no hay un verdadero centro, sino una versión de izquierda y otra versión de derecha.  Así que el proceso va hacia la concentración de dos fuerzas que terminarán aglutinándose alrededor de Humberto de la Calle y German Vargas Lleras. Podría haber una alternativa sólida en el caso del partido Verde, cuando dentro de la dinámica del proceso se formó la coalición de Fajardo, Claudia López y Robledo. Pero a esa coalición no le alcanza para llegar al poder y necesita por tanto de la fuerza de una maquinaria que todavía no se ha puesto en juego pero que se va a poner, que es la del gobierno, y que tratará de unificarse alrededor de tesis como el proceso de paz, tal como está, para combatir con la fuerza de centro derecha que luchará por el proceso de paz, pero como debe estar. Si bien es cierto que la otra tesis que está  en juego es la lucha contra la corrupción, esta es muy difícil de capitalizar, porque como dice el evangelio, quien esté libre de culpa que tire la primera piedra. Y lo cierto es que ningún movimiento está en capacidad de tirar esa piedra. Luego el tema preponderante y que no tiene conexión con la política exterior, es la de los acuerdos con  la guerrilla, si se dejan como están o si son objeto de revisión. Por eso dentro de la dinámica de este proceso el partido Verde no tiene otra alternativa que unirse a la coalición de centro izquierda en cabeza de De la Calle, y a Alvaro Uribe no le queda otra alternativa que unirse a Vargas Lleras como candidato de la centro derecha para que tenga verdadera opción de poder. Porque la izquierda pura se unificará alrededor de GustavoPetro.

jueves, 21 de septiembre de 2017

BUCARAMANGA 2.100

POR: RAUL PACHECO BLANCO.

 

Siguiendo a MIchio Kaku en su libro La Física del futuro, Debate 2.012, podríamos hacer una composición de lugar de lo que sería Bucaramanga en el año de 2.100, teniendo en cuenta las teorías de la física moderna que ya  está convirtiendo en realidad lo que antes parecía de ficción. En primer lugar las calles no serían pavimentadas como ahora, sino que estarían imantadas, para permitir que los vehículos, tanto de transporte público como privado, leviten en lugar de sufrir el desgaste que ahora produce la fricción. Esos vehículos no serán manejados por personas sino por robots. Los pasajeros llevarán gafas especiales que estarán conectadas a internet y por lo tanto, podrán hacer toda clase de investigaciones, diligencias, informaciones. Si entran a Jumbo con las gafas puestas podrán consultar el nivel de los precios y compararlos con los de otros establecimientos para ver si se justifica el gasto. Si se sientan frente al computador no necesitarán de mouse para ponerlo en movimiento, sino con solo el pensamiento podrán ingresar al área que necesiten. Al llegar al parque García Rovira se encontrarán con el mismo alcalde de ahora, Rodolfo Hernández, quien tendrá en esa época unos ciento setenta años, debido a sus chequeos permanentes en los Estados Unidos, donde le han combatido toda clase de gérmenes patógenos a punta de células que viajan por las venas como camiones cargados de gajos frescos para curar cuanta enfermedad se ponga por delante. Y todavía estará luchando contra los corruptos, pero en los juzgados no le han parado ni cinco de bolas. La vieja medicina que tenía que echar mano de cirugías para entrar al área afectada, ya es completamente obsoleta y todo se hace sin métodos invasivos. Y a propósito de la justicia, estará en manos de una concesión que le fue otorgada a los exmagistrados Bustos, Ricaurte y Malo para que se hicieran cargo del poder judicial. En sus despachos venden toda clase de paquetes para sus clientes, que van desde la comisión del delito, la defensa y la absolución, todo incluido, por precios nada despreciables. Estos exmagistrados ya tendrán más de siglo y medio de vida. Los Aguilar habrán construido un ascensor que lleva al espacio y estará ubicado en el mismo sitio de Panachi, para poder ver cómo se producen los agujeros negros al chocarse entre sí diversas estrellas de la galaxia. Y es probable que la nanotecnología haya fabricado la máquina que pueda crear algo a partir de la nada. Y todavía más.

jueves, 14 de septiembre de 2017

EL “CLINTONISMO”



POR: RAUL PACHECO BLANCO.

En libro que todavía no ha llegado a las librerías colombianas, Hillary Clinton se pregunta “¿qué  pasó?” con su candidatura, pues si de algo estaba segura era de su triunfo en las elecciones presidenciales.  Pero la sorpresa fue de marca mayor cuando los resultados le fueron totalmente adversos y dio lugar a que llegara a la presidencia una persona tan incómoda como Donald Trump. Pues los intelectuales de izquierda de Francia en libro de la editorial Seix Barral se encarga de contestarle a la candidata derrotada, señalando que para Estados Unidos las décadas anteriores habían constituido un retroceso con  lo que  se había hecho hasta entonces. Establecen que la época del “clintonismo” fue esencial para que se produjera, pues le dio una orientación nueva al partido demócrata, virando hacia el modelo escogido en Inglaterra por el partido laborista de Tony Blair. Es decir, asocian este momento con lo sucedido en Inglaterra cuando llego al poder la señora Thatcher e impuso una política neoliberal que llevó hasta las últimas consecuencias. Esa tercera Vía es simplemente la acomodación del laborismo a la política económica de la señora Thatcher y que al llegar al poder Clinton la puso en práctica, recogiendo las tesis intervencionistas para dejar libre el juego del mercado, sin restricción alguna. Para Nancy Fraser, una de los intelectuales convocados para la edición del libro llama esta época como la del neoliberalismo progresista, Y lo llama así, porque se produjo una unión entre sectores de avanzada liberal con el neoliberalismo. Los de avanzada proclamaban los derechos de última generación que tienen que ver con la comunidad gay, aceptando el matrimonio entre homosexuales, la adopción entre parejas del mismo sexo, la eutanasia, la procreación in vitro, etc. Lo que unido a la entrega de la economía norteamericana a Goldman Sachs, la desregulación del sistema bancario y los acuerdos de libre comercio que aceleraron la desindustrialización del país, llevó a crear un estado de descontento tal, que desembocó en la candidatura y presidencia de Trump. Este alegaba a favor de un nacionalismo que pudiera restaurar la fuerza perdida de los Estados Unidos, recuperar los empleos que se había fugado a países de mano barata como China y demás países asiáticos y rechazar la globalización . Hoy ya vemos como los Estados Unidos se va desentendiendo del liderazgo que asumió en los años cuarenta y cinco del siglo pasado, a raíz del triunfo de la segunda guerra mundial, que lo posicionó como la economía más poderosa del mundo.

jueves, 7 de septiembre de 2017

LA COLOMBIA CHAVISTA



POR: RAUL PACHECO BLANCO

 

Con una simple mirada superficial uno podría encontrarle cierto parecido a la Colombia de hoy con la Venezuela de Hugo Chávez. Lo cierto es que el grado de desprestigio y desaprobación de los partidos políticos tradicionales en Colombia, nos sitúan en el mismo nivel en que estaban Copei y Acción Democrática en los años pre-revolucionarios. La corrupción se había adueñado de ellos, los líderes mostraban su desgaste y la perplejidad de la gente se extendía ante un incierto futuro. Por los lados del uribismo, ya se ha planteado esta similitud  para sacar de allí conclusiones favorables a sus propósitos electorales,  que no se compadecen, con un análisis más en profundidad para ver si esa similitud se da en toda la línea o difiere algo o mucho del fenómeno colombiano. En primer lugar, la economía de los dos países difiere en muchos aspectos, sobre todo en la dependencia del petróleo de Venezuela, que si bien le dio alientos a Chávez para realizar su revolución, también su dependencia fue crucial para llegar a la situación actual, con la baja de los precios. Nuestra economía en más diversificada y el aparato industrial es más extenso que el venezolano. La minería, las flores, el carbón, la industria textilera y el mercado cafetero hacen que nuestra economía sea más balanceada que la venezolana. De ahí que le quedaría muy difícil a la revolución financiar con el aparato productivo de la empresa  privada el proceso, mientras que en Venezuela el petróleo es del estado. En cuanto a los partidos, los mismos jefes lo previeron y se adelantaron a salirse de ellos para crear nuevos partidos para sacar adelante candidaturas presidenciales. Así que esos partidos ahora se llaman partido de la U, cambio Radical, Poder popular, Fuerza democrática, Centro Democrático. Además de  fuerzas nuevas como la de Claudia López, o Fajardo, o Robledo. Ese pluralismo que ahora existe en Colombia, no existía en Venezuela a la hora del cambio de sistema. Ahora, los jefes: Timochenco no da el nivel de Hugo Chávez y Márquez de pronto supere a Diosdado Cabello o a Maduro. Pero tanto Chávez como Maduro y Cabello no tenían pasado. En tanto que las Farc si tienen pasado y eso es lo que viene a pesar en un momento tan crucial como éste. El país por tanto está vacunado contra este virus, que duró cincuenta años. Y sobre todo, que el experimento revolucionario no dio resultado en Venezuela y tiene al país al borde de la quiebra.

jueves, 31 de agosto de 2017

¿QUÉ BUSCA EL FISCAL?

POR: RAUL PACHECO BLANCO.

 
El actual fiscal Néstor Humberto Martínez es un  personaje omnisciente: está en todas partes. En la empresa privada o en los cargos públicos. Inclusive se crean cargos especiales para él como el superministerio en la presidencia de Juan Manuel Santos, a donde llegó pero con el objeto de estar en otra parte: porque cuando estaba en el gobierno, todo el mundo sabía que estaba buscando la Fiscalía. Y tejió la malla con tal maestría que evidentemente fue elegido fiscal, con todos los honores. En un principio pareció ser una ficha del presidente, porque tan pronto comenzaron las acusaciones del senador Bula, él se anticipó a absolver al gobierno y dejar la cosa en manos del Consejo Electoral, que es una oficina administrativa y no judicial. Pero lo que más intriga es el afán de llegar a la Fiscalía. Parecía que ya no llegaba, según el afán que se le salía  por todos los poros. El sabía  o intuía que en la fiscalía estaba la jugada, que por la fiscalía irían a pasar muchas aguas sucias a las cuales se debía anticipar, o estar ahí  al menos, para hacer algo, o tratar de hacerlo. Y así fue, de los Estados Unidos empezó a llegar información sobre los negociados de Odebrech y puso el oído y luego las manos para activar su capacidad de investigación. Y se encontró con lo que buscaba: es decir, que había un entuerto de la madona en donde no se salvaba nadie. En que la campaña de Santos había recibido dinero y  nada menos que el zar anticorrupción, el doctor Moreno  estaba más untado de lodo, que la iglesia de Armero luego de su deslizamiento. Y si en un primer momento tuvimos la sensación de que el fiscal obraba de acuerdo con el gobierno, al fin y a la postre, se le vieron otras uñas, sacándoselas a cuanto personaje apareciera, para inculparlo y ponerse al día en las preferencias de la opinión pública. Ya la gente se maravillaba de verlo tan severo, tan estricto. Una periodista tan respetable como María Isabel Rueda, si antes sospechaba de él, ahora no acaba de elogiarlo, de ponerlo por las nubes. A estas alturas su prestigio raya en lo más alto y pone las cosas en su sitio. Pero sigue el misterio. ¿Qué busca el Fiscal: trabaja para alguien más alto, o busca una candidatura presidencial para más adelante, o quiere ser un fiscal con toda la barba? Porque caben todas estas posibilidades.